Régimen de gananciales y Ley de Segunda Oportunidad

Régimen de gananciales y Ley de Segunda Oportunidad

¿Qué sucede cuando alguien que desea recurrir a la Ley de Segunda Oportunidad está casado en régimen de gananciales? Actualmente, este es el régimen más utilizado en nuestro país.

Sin embargo, no es cierto que no tenga ningún riesgo, y no todo son ventajas. De hecho, una de sus desventajas surge cuando un miembro del matrimonio genera deudas a raíz de su actividad profesional o económica.

Ante esta situación, si los acreedores presionan demasiado al deudor, es frecuente querer cambiar de régimen y pasarse a la separación de bienes.

Uno de los principales errores en este sentido es tratar de sacar del matrimonio determinados bienes para evitar que los embarguen. Hay que tener en cuenta que los acreedores también pueden idear estrategias para obtenerlos y, especialmente, que este hecho puede constituir un delito, denominado frustración de la ejecución.

¿Qué hacer, entonces, cuando se quiere recurrir a la segunda oportunidad estando casados en gananciales?

Podemos ayudarle

Somos abogados especialistas en la Ley de Segunda Oportunidad. Si necesita un despacho con experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Cómo afectan las deudas individuales al matrimonio?

Las deudas de uno de los cónyuges pasan a ser también del otro, si se ha optado por el régimen de gananciales. Por lo tanto, es posible que ambos tengan que responder de las deudas de uno de los dos. Algo que en ningún caso ocurriría si el régimen económico del matrimonio es el de separación de bienes.

Aunque hay una excepción: las deudas que ya existían antes del matrimonio, que son privativas de cada titular. Para estos supuestos, digamos que las deudas funcionan de manera similar a como lo hacen bajo la separación de bienes.

¿Qué ocurre si el matrimonio se ha divorciado?

Aquí la cuestión es saber si la pareja ha procedido ya a liquidar el régimen de gananciales. Este trámite puede posponerse hasta después de hacerse efectivo el divorcio. Si esto sucede, y aparecen las deudas, el matrimonio las compartirá. Mientras que, si ya se ha hecho la división, las deudas serán solo de su titular.

En cuanto a la vivienda familiar en caso de divorcio, es bien sabido que esta puede atribuirse a cualquiera de los dos cónyuges, aunque no sea en realidad el titular de la vivienda.

¿Cuándo es habitual que esto ocurra?

En el momento en que el cónyuge no titular se queda tras el divorcio en una situación vulnerable económicamente, o se le atribuye la custodia de los hijos menores de edad.

Pues bien, el problema en este contexto surge cuando el otro cónyuge, el que paga la hipoteca, deja de hacerlo. Entonces, el banco tiene derecho a reclamar el dinero de las cuotas, y sería realmente complicado determinar a quién le corresponde la deuda: ¿al titular de la vivienda o al matrimonio en su conjunto?

Lo mejor para evitar este problema es dejar constancia de quién tiene la obligación de pagar las cuotas de la hipoteca de la vivienda familiar en el convenio regulador. O, al menos, acordarlo de manera escrita entre ambos. Así, ante la reclamación del banco, estará bien claro lo que hay que hacer.

¿Y si soy avalista de mi pareja o expareja?

Si las cargas surgen con posterioridad a haber realizado la liquidación de bienes tras el divorcio, no habrá ningún problema: las deudas serán únicamente de su titular. De lo contrario, la solicitud de la segunda oportunidad habría que realizarla de manera conjunta, aunque el matrimonio ya se haya disuelto.

No obstante, esto no ocurriría si el avalista lo es solo de manera solidaria y la deuda recae principalmente en el avalado. Si aquí el deudor logra acceder a la segunda oportunidad, el avalista puede liberarse.

En resumen, solicitar la segunda oportunidad no es nada sencillo cuando concurren circunstancias tan particulares. Para lograr cancelar las deudas pendientes, es imprescindible conocer muy bien la ley y, sobre todo, la jurisprudencia que existe al respecto.

Concertar cita
Puede llamarnos al 881 55 06 57 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en 2ª Oportunidad
    Facilidades de pago
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en A Coruña

    C/ María Puga Cerdido nº 11, Bajo 15009 A Coruña, Galicia 881 55 06 57 [email protected] segundaoportunidadgalicia.com/a-coruna

    Oficina en Vigo

    Plaza de Compostela nº 23, 2º 36201 Vigo, Pontevedra 986 12 31 79 [email protected] segundaoportunidadgalicia.com/vigo