¿Se puede conservar el vehículo al solicitar la Ley de Segunda Oportunidad?

Conservar vehículo Ley Segunda Oportunidad

El mecanismo de segunda oportunidad ha salvado ya en España a miles de particulares y autónomos de la ruina. Gracias a esta herramienta, han podido renegociar o cancelar sus deudas y olvidarse con el tiempo y para siempre de sus acreedores.

Aun así, todavía hay muchas personas que no conocen los importantes beneficios que ofrece la Ley de Segunda Oportunidad a quien se acoge a ella. Y otros muchos no están del todo seguros de que el mecanismo se acople de verdad a su situación particular.

Hay muchas dudas respecto a este sistema y su aplicación, y una de las que más se repite es la que tiene que ver con los vehículos. ¿Es necesario liquidarlos durante el procedimiento? ¿O se pueden conservar?

Podemos ayudarle

Somos abogados especialistas en la Ley de Segunda Oportunidad. Si necesita un despacho con experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Breve introducción al procedimiento de segunda oportunidad

Básicamente, podemos dividir los pasos a seguir en dos etapas diferenciadas:

  1. La etapa de negociación: mediante el AEP (Acuerdo Extrajudicial de Pagos), se pactan las nuevas condiciones de las deudas junto a los acreedores, con el objetivo de facilitar al deudor el pago de los importes adeudados. Para ello, se pueden establecer quitas o esperas, siempre que no se trate de acreedores públicos. En esta fase se paralizan las ejecuciones, los embargos y los intereses.
  2. La etapa judicial: si el AEP no llega a buen puerto, da comienzo esta fase, que se conoce como concurso consecutivo. En estos momentos, se liquida el patrimonio del deudor para cancelar las deudas que queden pendientes. En esta fase, el juez puede decidir si se aplica el BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho), perdonando así algunas de las deudas si se cumplen los requisitos para ello. Aquí sí entran en juego, también, los acreedores públicos, como la Seguridad Social o Hacienda.

Cuando termine el procedimiento de segunda oportunidad, el deudor habrá tenido que liquidar todo su patrimonio para deshacerse de sus deudas. Salvo, eso sí, determinadas excepciones.

La posibilidad de conservar el vehículo con la segunda oportunidad

Esta posibilidad dependerá, en buena medida, de la etapa del mecanismo en la que el deudor se encuentre. Así, distinguimos entre:

El vehículo en la etapa de negociación

En esta fase de la Ley de Segunda Oportunidad resulta mucho más sencillo conseguir conservar el vehículo particular. ¿El motivo? Estamos en una etapa negociadora. Esto es, siempre que se acuerde con los acreedores, será posible conservarlo. En este sentido, resultará clave la intervención de un abogado especializado en negociaciones.

Uno de los argumentos más utilizados para convencer a los acreedores de mantener intacto el vehículo tiene que ver con la necesidad de utilizarlo para trabajar. De este modo, con el objetivo de que el deudor aumente su liquidez lo antes posible, es probable que lo acepten para facilitar el desempeño de su actividad.

Si no es así, y los acreedores insisten en liquidar también el vehículo, no quedará más remedio que hacerlo o pasar a la siguiente etapa.

El vehículo en la etapa judicial

En esta fase, la cuestión se complica. Recordemos que, ahora, de lo que se trata es de liquidar el patrimonio para terminar cancelando el máximo número de deudas posible.

Por lo tanto, no quedará más remedio que deshacerse también del vehículo, a menos que este cumpla alguna de estas condiciones:

  • No tiene suficiente valor: si el valor de venta del vehículo es demasiado bajo, lo normal es permitir su conservación. La razón es que su liquidación no aumentaría significativamente el dinero disponible para pagar las deudas.
  • Está bajo reserva de dominio: por ejemplo, si todavía no se ha terminado de pagar. Se trataría de hablar con la entidad financiera para renegociar las condiciones, aunque esto suele ser bastante más complicado.
  • Es necesario para desarrollar la actividad laboral: a diferencia de lo que hemos comentado más arriba, en este punto habrá que acreditar que el vehículo es absolutamente imprescindible para trabajar. Es decir, no bastará con que sea un mero medio de transporte para acudir al trabajo. Esto podrán argumentarlo, por ejemplo, chóferes o transportistas. En esos casos será bastante sencillo evitar la liquidación del vehículo.

Entonces, ¿es o no posible mantener la propiedad del vehículo?

En resumen, si se dispone de un buen asesoramiento, es posible conservar el vehículo en la segunda oportunidad, independientemente de la fase en la que nos encontremos. La forma de acreditar que su liquidación no aporta suficiente dinero o impide al deudor continuar trabajando será determinante.

Concertar cita
Puede llamarnos al 881 55 06 57 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en 2ª Oportunidad
    Facilidades de pago
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?

    Oficina en A Coruña

    C/ María Puga Cerdido nº 11, Bajo 15009 A Coruña, Galicia 881 55 06 57 [email protected] segundaoportunidadgalicia.com/a-coruna

    Oficina en Vigo

    Plaza de Compostela nº 23, 2º 36201 Vigo, Pontevedra 986 12 31 79 [email protected] segundaoportunidadgalicia.com/vigo